Inicio » Momias » Momias monstruos de Japón reales

Momias monstruos de Japón reales

Momias monstruos de Japón reales

Momias Demonio

Momias Demonio.
El templo Zengyōji, situado en la ciudad de Kanazawa, es el templo de la cabeza momificada de un demonio que tiene tres caras. La leyenda narra que un sacerdote residente descubrió la momia en una cámara de almacenamiento del templo en el siglo XVIII. El templo pone la cabeza en exhibición pública cada año durante todo el equinoccio de primavera.

Se descubrieron en el templo de Daijoin, momias demonios
La primera e dice que la momia alguna vez fue una herencia preciada de una familia noble. Sin embargo, después de haber sufrido algún tipo de desgracia, la familia se vio obligada a deshacerse de ella. Hoy en día la consagrada momia demonio del templo Daijōin se venera como un objeto sagrado.
La segunda es una momia mucho más pequeña se dice que es la de un demonio bebé estuvo una vez en posesión del Templo Rakanji de Yabakei.

Momias sirena

Momias de sirena.

Se dice que estas momias han sido elaboradas por pescadores como una tradición para un carnaval, pero al ver el gran trabajo que estos hacían decidieron colocarlas en el Museo Nacional de Etnología de Leiden. La criatura momificada fue obtenida por Blomhoff Jan Cock mientras se desempeñaba como director de Dejima, la colonia comercial holandesa en el puerto de Nagasaki, desde 1817 hasta 1824. Ahora reside en el Museo Nacional de Etnología de Leiden.
Otra vieja momia de sirena, expuesta en un museo en Tokio desde hace varios años parece pertenecer al fundador del Museo Agrícola Harano.

Momias Tengu

Momias Tengu.
El tengu, un demonio peligroso a menudo representado en el arte con partes de humanos y aves. El Museo de Hachinohe (prefectura de Aomori), en el norte de Japón es el hogar de una momia tengu.
Esta momia está compuesta por partes humanoides muy raras y partes de aves silvestres. Se dice que paso de generación en generación en las familias japonesas.

 

Momias Raijū.
Esta momia se trata de una especia de nube viviente, ya que pobladores aseguran que este desciende de los cielos cuando cae un rayo, y supuestas investigaciones arrojaron que este fenómeno causaba enfermedades incurables.
Los detalles sobre el aspecto del raijū varían. Algunos documentos del período Edo cuentan el raijū se parecía a una ardilla, gato o hurón, mientras que otros lo describen como una forma más parecida a un cangrejo o caballito de mar.

Momias Raijū

Publicidad

Acerca de Martin Hoar