Inicio » Curiosidades » La Biblioteca de Alejandría

La Biblioteca de Alejandría

La Biblioteca de Alejandría

La Biblioteca de Alejandría

La ciudad de Alejandría fue fundada por Alejandro Magno en el año 332 a.C. se construyó en el principal centro cultural del mundo antiguo. Es conocido por su gran faro, el cual mide 130 metros de alto, se edificó en el siglo III a.C. Durante casi dos milenios la ciudad logró integrar ese grupo de obras arquitectónicas que en su época eran dignas de ser visitadas, estamos hablando de las famosas Siete Maravillas del Mundo. Alejandría fue la primera ciudad del mundo constituida completamente de piedra, sin utilizar ninguna clase de madera.

Después de conocer un poco la historia de lo que es Alejandría, podremos pasar al tema referente a los libros prohibidos que se encuentran en la biblioteca de este lugar. Se fundó hace ya más de 300 años antes de cristo, se conformada de diez grandes salas, así como también se encuentran varias cámaras aisladas para los estudiosos; aún no se sabe con exactitud la fecha de fundación o el nombre de la persona que la levanto este impresionante sitio de estudios. Se tiene como mínimo dato que fue el fundador, sin embargo en el sentido de organización se encuentra un personaje llamado Demetrio de Falera, quien fue reuniendo más de 700.000 libros. Se podría decir que, si bien él no la fundo, fue quien estuvo más familiarizado con la construcción de tan imponente biblioteca.

Una vez terminada esta construcción los eruditos de esos siglos pasaban horas estudiando el cosmos, esta es una palabra griega que significa “el orden del universo”, también había otros que se dedicaban al estudio de la física, la literatura, medicina, astronomía, geografía, filosofía, matemáticas, biología e ingeniería. En esta época los genios florecían, sin mencionar que los hombres se reunieron por primera vez de manera seria y sistemática con respecto al conocimiento del mundo en su todo.

La biblioteca contaba con diez grandes salas de investigación, cada una de ellas se dedicaba a tratar con diferentes temas, además había hermosas fuentes, columnas espectaculares, jardines botánicos, salas de disección, observatorios y por supuesto una gran sala comedor en donde se realizaban discusiones de algún tema en particular, todo esto se llevaba a cabo de manera libre y pacífica. Los miembros de cada grupo se reunían en sus respectivas áreas para buscar las respuestas del mundo, dando así una posibilidad de conocer sobre nuestra existencia, o para encontrar solución a los problemas de la vida. Entre los temas que se analizaban destaca la alquimia, el esoterismo y los temas relacionados con la magia.

La Biblioteca de Alejandría

Primero está la Alquimia la cual estaba integrada por los filósofos más sobresalientes de esa época, entre ellos tenemos a: Eratóstenes quien era Matemático, astrónomo y geógrafo, Hiparco un Astrónomo, Euclides enfocado en los temas Matemáticos, Dionisio de Tracia un Gramático, Arquímedes Físico, ingeniero, inventor, entre otras profesiones, y por ultimo estaba Tolomeo un Astrónomo, geógrafo.

Por otro lado regresando a la fundación de Alegrandíra, el supuesto fundador Demetrio, quien se da a conocer como Orador, en el 317 fue elegido gobernador de Atenas durante diez, durante su mandato había dictado varias leyes, entre las cuales destaca la restricción del lujo en los entierros, lo que no fue para nada una buena idea, los pobladores deciden destituirlo, una vez que se quedó sin poder, decide irse a Tebas, tiempo después escribió un gran número de obras, en las cuales una de ellas lleva el extraño nombre de “sobre el haz de luz en el cielo”, este es probablemente el primer libro que relata sobre platillos voladores. En 297 a. C. Tolomeo lo convence de que se instale en Alejandría, a partir de ese momento comienza la edificación de la biblioteca.

En este momento hemos llegado a un apartado de suma importancia, conoceremos acerca de la destrucción de Alejandría y las posibles causas, aun no se han encontrado los motivos específicos, pero se sabe que en la época de Julio César, la Biblioteca de Alejandría tenía bien gran fama debido a que se encontraban muchos libros secretos que daban poder prácticamente ilimitado a los que tenía el privilegio de leerlos.

Entre los cuales están las obras de Beroso un Sacerdote babilonio refugiado en Grecia, este personaje nos dejó el relato de un encuentro con seres extraterrestres, el cual título los misteriosos Akpallus, seres parecidos a peces, que vivían en escafandras, que aportado conocimientos científicos a los primeros hombres que existieron.

También Concibió una teoría sobre conflictos entre los rayos del Sol y los de la Luna, que fueron anticipación de los trabajos más modernos sobre la interferencia de la luz. Beroso describía sus primero contactos con seres extraterrestres, sin embargo estos escritos se han perdido, hasta el día de hoy no han sido localizados, te preguntaras como es que sabemos sobre este libro siendo que no ha sido encontrado todavía, bueno esto es debido a que en la actualidad aún quedan fragmentos de él, sin embargo la obra está incompleta.

Por otro lado también existe una obra completa de Manethón, un sacerdote e historiador egipcio, contemporáneo de Tolomeo I y de Tolomeo II, él fue quien llego a conocer todos los secretos de Egipto, era conocido como el “amado de Toth” o el “poseedor de la verdad de Toth”.

Además de saber todo sobre Egipto este hombre era capaz de leer jeroglíficos, además de que mantenía contacto con los últimos sacerdotes egipcios. Se dice que escribió personalmente ocho libros, posteriormente reunió cuarenta rollos de pergamino en la biblioteca Alejandría, los cuales contenían todos los secretos de Egipto, sin mencionar que probablemente se encontraba el Libro de Toth. Si esta Colección se hubiese conservado, quizá sabríamos todo lo que hay que saber sobre los secretos que envuelven a las pirámides de Egipto.

La Biblioteca de Alejandría

Además de que contenía las obras de un historiador fenicio llamado Mocus, a quien se atribuye el invento de la teoría atómica. Dichos escritos contenía manuscritos indios sorprendentes. Sin embargo de todos los manuscritos antes mencionados se sabe muy poco ya que no quedan rastros de ellos, es como si los hubiesen desaparecido de la fase de la tierra. Cuando comenzaron a reunirse todos estos pergaminos había más de 523.800, en las cuales se encontraban diferentes apartados tales como: ciencias matemáticas, ciencias naturales, entre otros catálogos que también fueron destruidos.

Para continuar con este apartado de los libros prohibidos tenemos la historia de Julio Cesar, un emperador Romano que fue uno de los responsables del saqueo y destrucción de la biblioteca de Alejandría.

La historia dice que Julio César inició estas destrucciones, él fue quien Robó cierto número de libros, quemó una parte de ellos y se guardó la otra, incluso hoy en día existe la incertidumbre del porque cometió este acto, a los 2.000 años de su muerte, César conserva partidarios y adversario; en donde los partidarios dicen que jamás quemó libros en la misma Biblioteca, aseguran que llevaban cierto número de libros para ser embarcados con destino a Roma, sin embargo ardieron en un almacén de los muelles de Alejandría, pero se dice que los romanos no les habían prendieron fuego.

En cambio los adversarios de César dicen los libros fue deliberadamente destruido. Existe una tesis en donde se hace mención de que en un barrio de la ciudad de Roma donde los habitantes armaban peleas comenzó a quemarse, las llamas alcanzaron la biblioteca, quemándola por completo, afirman que había sido un accidente.

También es posible que este incendio haya consumido depósitos de trigo, así como los rollos de papiro en blanco, no se sabe si esto arruino en gran medida la biblioteca, sin embargo desapareció un gran número de libros considerados como peligrosos.

Otero de los incidentes más relevantes que devasto con Alejandría de por parte de la emperatriz Zenobia. Una vez más, la destrucción no fue total, pero desaparecieron libros importantes. Uno de los responsables fue el emperador Diocleciano en el 284-305 después de Cristo, quien tenía por objetivo destruir todas las obras que revelaban los secretos de la fabricación del oro y de la plata. Para ser más claros buscaba desaparecer todo rastro de las obras de la alquimia, este despiadado hombre pensaba que, si los egipcios eran capaces de fabricar oro o plata a voluntad, tendrían los medios necesarios para levantar un ejército y combatir contra el Imperio.

Sea como fuere, ciertos documentos indispensables daban las claves de la alquimia y se perdieron para Siempre. Pero la Biblioteca continuó. A pesar de las sucesivas destrucciones de que fue víctima, prosiguió su obra hasta que los árabes la aniquilaron por completo. Y, si lo hicieron, sabían por qué lo hacían. Habían destruido ya, en el propio Islam y también en Persia gran número de libros secretos sobre magia, alquimia y astrología.

Son muchas las hipótesis que se tiene sobre el porqué se destruyó tan imponente biblioteca, sin embargo lo único que podemos decir es que estos escritos nos pudieron haber ayudado a descubrir todos los enigmas que existen con relación a los egipcios

Entre las hipótesis que se manejan para explicar su destrucción, se especula con la existencia de un ejemplar del Libro de Toth en Alejandría, que habría sido tomado por César como fuente posible de poder. Pero, naturalmente, el Libro de Toth no era el único documento egipcio de Alejandría. Y es muy posible que todos los enigmas que aún se plantean en la actualidad acerca de Egipto.

En la actualidad existe una versión actualizada de esta biblioteca, la cual funciona desde el 2003 que recibe a más de 800.000 visitantes de todas partes del mundo. Cuenta con una Gran Sala de Lectura en la cual puedes disfrutar de un momento tranquilo para leer, además está equipada con sofisticados sistemas para restauración de los manuscritos.

Publicidad

Acerca de Martin Hoar