Inicio » Curiosidades » El hacker mas peligroso de internet

El hacker mas peligroso de internet

 

El hacker mas peligroso de internet

El hacker mas peligroso de internet

Las declaraciones de este hombre dejó sorprendido a todo el mundo, tras haber accedido de forma ilegal a los servidores y ordenadores de la NASA. Encontró una lista de nombres bajo el rótulo “OFICIALES NO TERRESTRES”, entre otros muchos otros hallazgos que no se han revelado.

El ex peluquero escoses McKinnon, aficionado a los ovnis y experto en las cuestiones de informática, apodado por sus amigos como “Solo”. McKinnon creció apasionado por la ciencia ficción, oyendo las historias que le contaba su padrastro sobre el pueblo de Bonnybridge, capital mundial de los platillos voladores, a partir de esto comienza a realizar su búsqueda de la verdad.

A partir de los 15 años, se hizo miembro de la Asociación Británica para el Estudio de los Ovnis, fue desde ese entonces que su afición se convirtió en obsesión. Cuando cumplió los 17 años se mudó a Crouch End, un barrio londinense con un alto índice de personas excéntricas. La primera película que fue a ver y la cual marcaria su vida por completo fue “juegos de guerra”, en donde el héroe es un nerd informático que hackea el sistema del Pentágono.

Fue en ese momento que decidió dejar su oficio de peluquero, comenzó un curso básico de informática, consiguiendo empleo como administrador de redes. McKinnon se encontraba Aburrido con su trabajo, sin embargo el seguía obsesionado por conocer la verdad sobre la información que los gobiernos ocultan sobre platillos voladores, así que renunció de su actual trabajo para comenzar con su gran búsqueda. Utilizaba la sala de una tía de su novia como centro de operaciones, la única arma con la que contaba era una computadora barata y un primitivo módem de 56 K.
Paso siete años perfeccionando sus métodos, hasta que encontró el Remotely Anywhere, un software empresarial utilizado para acceso remoto, así como Pearl un programa que permite encontrar contraseñas en blanco, estas dos herramientas lo ayudaron a infiltrarse en los servidores más seguros del planeta. Para ese entonces su obsesión se había convertido en adicción, según cuenta en entrevistas concedidas a la BBC y al periódico The Guardian, pasó centenares de noches sentado en pijama frente a la computadora, casi sin bañarse o vestirse y comiendo lo necesario para sobrevivir.

Sostiene que encontró una lista de nombres bajo el rótulo de “Oficiales No Terrestres”, en la cual había nombres de naves que no figuran en ningún catálogo oficial de la Marina así como un registro de movimiento de mercaderías de una nave a otra. Asegura también que vio la foto de una nave espacial con forma de cigarro y que los militares norteamericanos han conseguido fabricar un sistema de propulsión antigravedad, utilizando material recobrado de naves extraterrestres. Dice que este descubrimiento se mantiene oculto porque su utilización generaría la posibilidad de que la energía fuese gratis y se acabaría la dependencia del petróleo y otros combustibles.

En marzo de 2002, todavía en Crouch End McKinnon cometió un grave error, ya que no había calculado el horario en que se trabajaba, por lo cual fue rastreado y detenido de manera inmediata por la Unidad Nacional de Crímenes de Alta Tecnología. Este acto tan intrépido le costara por lo menos seis meses de trabajo comunitario, el juez que atendió este caso le dio la libertad bajo fianza, pero con ciertas condiciones, entre las cuales debería de presentarse cada tarde en la comisaría, no podía SALIR de su casa por las noches, sobre todo tenía prohibido acceder a internet. Aparentemente, entre el 2003 o en 2004 la embajada de Estados Unidos en Londres, le ofrecieron que aceptara ser juzgado, le dijeron que si se declaraba culpable, la condena solo sería de 3 a 4 años. Los agentes del FBI no lograron su objetivo, fue hasta el 2005, aprovechando la firma de un nuevo tratado de Extradición Anglonorteamericano, durante la administración de Bush, que pidió su extradición para así empezar la batalla legar.

El caso de McKinnon se convirtió en causa celebre, se crearon comités de solidaridad llamados FreGary, organizaciones defensoras de las libertades individuales como Liberty, le brindaron apoyo. Quien tiempo después trabajaba manejando un camión, el confiesa haber hackeado todos esos sitios, pero asegura que él no fue el único que se había infiltrado en esa red de seguridad, confirmo que había un sinfín de hackers de distintos países.

Admite que el entro a esas páginas, sin embargo su intención nunca fue convertirse en un Cracker (piratas cuyo objetivo es sabotear o robar información) además de que niega haber producido daños o interrupciones al sistema de Seguridad Nacional de Norteamérica, lo único que buscaba es saber más sobre estos seres de otras dimensiones.

Los abogados de McKinnon aseguran que los norteamericanos abusaron del sistema judicial Británico, por lo que piden que no se extradite y que se le juzgue en Inglaterra, donde sucedieron los hechos.

Publicidad

Acerca de Martin Hoar